martes, 4 de noviembre de 2008

Un crujiente bocado

Escrito por Josete


En Tailandia, un estudiante de bellas artes llamado Kittiwat Unarrom, hijo de un panadero, tenía la obligación de continuar con el negocio familiar.
Su vocación artística se veía truncada, por falta de medios, debía seguir con las labores de la panadería, dejando a un lado lo que más le gustaba, "esculpir".
Kittiwat pensó: "Porqué no puedo continuar con el negocio familiar y al mismo tiempo hacer lo que más me gusta"

Inspirado en libros de anatomía y visitas a museos forenses, este estudiante Tailandés, han conseguido crear la "primera panadería forense", trozos embasados de crujiente masa de pan, moldeadas menuciosamente para crear terroríficas partes del cuerpo.

Hecho de pasta, pasas, anacardos y delicioso chocolate, todas las obras expuestas son totalmente comestibles.

Según Kittiwat, "Por supuesto que la gente se conmovió y pensó que yo estaba loco cuando vieron las obras. Pero una vez que conocían la idea, la gente se interesó por mi trabajo, en lugar de pensar que estoy loco","Cuando la gente ve el pan, no quieren comer, pero en cuanto al sabor es sólo pan normal, mi lección es "no juzgar sólo por las apariencias externas".
Y tú, te apetece probarlo?
Video de la panadería:


1 comentarios:

Toni1004 dijo...

Yo no pruebo esto ni arto de vino...jajaja.

Es macabro y asquerosamente real...jaus

Publicar un comentario

Cuéntanos los que quieras

 
Copyright 2009 Proyecto blog. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan