sábado, 21 de febrero de 2009

ARTE SACRO (1ª PARTE)

Retomo mi colaboración al Proyecto y he preparado una serie de entradas que iré poniendo con frecuencia y que tienen que ver con el Arte Sacro. Antes que nada tengo que aclarar que en ningún momento ninguna de estas entradas se debe valorar por motivos religiosos, es más el que aquí os escribe no profesa religión alguna, pero he de reconocer que en cuanto a Arte muchas religiones poseen valiosas obras que reflejan el sentimiento y la cultura que emanan de ellas.

He preparado varias entradas en la que recojo diferente muestras de Arte Sacro de las religiones musulmanas, tibetano-budista y cristiana.

Sin duda en España, por ser en su mayoría católica, se encuentran muchas de esas obras de arte que os iré enseñando y una de las cunas de ese arte se encuentra en la Semana Santa, donde incomparables imágenes descansan en sus templos y sobre el mes de Marzo-Abril de cada año salen a la calle para realizar exposición comunitaria de sus titulares y de sus obras.

En esta primera entrada quiero mostraros una de las imágenes más veneradas en Sevilla es el popularmente conocido “El Cachorro”.

Esta imagen de estilo Barroco tallada en 1.862 por el imaginero Francisco Ruiz Gijón y posteriormente restaurada en 1.940, 1.945 y finalmente en 1.972, representa con impresionante realeza el momento de la expiración de Jesús en la Cruz. Toda la talla en su conjunto es una verdadera obra de arte pero sobre todo el impactante rostro moribundo hace de esta una talla única que merece la pena conocer un poco más.

En esta fotografía se puede comprobar con todo lujo de detalles el majestuaoso trabajo que su creador realizó, venas, huesos, rigidez de dedos, incluso las propias uñas cobran una realidad que cuando se ven en directo te sobrecojen.

Hace años tuve la oportunidad de conocer esta talla, me puse en esta misma posición en la que he podido rescatar la foto de la pagina de su web oficial y os puedo asegurar que más alla de las pasiones o creencias que tenga cada uno, sentí un tremendo escalofrío por lo real que es esta escultura.
Cuenta la leyenda que esta imagen representa los últimos momentos de vida de un gitano sevillano apodado “El Cachorro” y que tras una pelea quedó herido de muerte. El imaginero se encontraba en ese momento en el lugar fatídico y tuvo tiempo de retratar con pasmosa realidad los últimos suspiros del hombre.
La proxima Semana os hablaré de la Santa Cueva de Cádiz.
Esta entrada ha sido realizada gustosamente por los Opaitos.

5 comentarios:

Eulogio dijo...

Un magnífico ejemplo para empezar.

Sarinha dijo...

No me extraña que sintieras escalofríos, la figura del Cristo crucificado es de lo más sádico que hay en el arte. El realismo de alguna de esas esculturas es increíble. Un besito, buena entrada.

senovilla dijo...

Un buen retorno y estupendo post.

Saludos Cordiales.

SMV LIBRE dijo...

entre la excomunion del rey del regaliz y tus tallas me habeis convertido,...al islam. ajajajajajajjaj. saludetes.

Birdelo dijo...

Hola Opaito.

Sin duda alguna son imágenes increíbles. Me gusta mucho esas imágenes, aunque recordando los crueles que son, y lo duro que golpean a cualquiera!.

Saludines compi y suerte.

Publicar un comentario en la entrada

Cuéntanos los que quieras

 
Copyright 2009 Proyecto blog. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates. WP by Masterplan